La Comisión de Actividades Ambientales de la UMA ya prepara el curso 2017/2018

Concienciación Social, el Huerto Urbano y el reciclaje son las temáticas principales

La Comisión de Actividades Ambientales de la UMA ya prepara el curso 2017/2018

La Comisión de Actividades Ambientales, dependiente del Vicerrectorado de Smart-Campus de la Universidad de Málaga, se reunió el pasado martes, 18 de julio, para evaluar las actividades llevadas a cabo durante el curso 2016/2017 y comenzar la planificación del próximo ejercicio académico del 2017/2018. La cita tuvo lugar en el Salón de Reuniones de la Facultad de Ciencias y asistieron más de veinte miembros.

Durante el transcurso de la reunión se realizó un balance positivo de las acciones realizadas durante el periodo que ahora se cierra. Asimismo, con las vistas puestas en el próximo curso, los miembros de la Comisión debatieron, propusieron y trazaron las líneas y los objetivos principales de sus actividades: la concienciación social en materia de medio ambiente, la utilización del Huerto Urbano y la sostenibilidad de la Comunidad Universitaria.

Entre las actividades que quedaron de manera fijada destacan algunas que repiten espacio, ya que gozan de un gran índice de participación y aceptación, tales como: las Jornadas del Campo al Campus, el Cinefórum Sostenible, la visita al Almacén de Residuos Radiactivos de El Cabril, los curso de Recapacicla, la Semana Verde y la salida interuniversitaria con la Universidad de Jaén para conmemorar el Día de los Humedales, entre otras. Por otro lado, sobresalen nuevas apuestas de la Comisión como Las Actividades en el Huerto Urbano, las Jornadas de Ecofeminismo, el Concurso de Fotografía Submarina y las ventajas de pertenecer al Club Aula Verde, que organizará un Campamento de Verano y un Bautismo de Buceo.

Asimismo, la Comisión de Actividades Ambientales estará en estrecha colaboración con el proyecto de  Red Andalucía Ecocampus que tendrá como eje vertebrador de sus actividades la participación y sensibilización ecológica de las Zonas de Especial Conservación (ZEC) y la Red Natura 2000. Entre sus principales ocupaciones son de especial interés la Limpieza de Fondos Marinos y las Jornadas de Voluntariado Ambiental en El Torcal o el Desfiladero de los Gaitanes. Cabe destacar la conmemoración del Vigésimo Quinto Aniversario del Museo Alborania Aula del Mar, que llevará consigo la celebración un gran número de actividades a las que podrán asistir cualquier persona interesada en conocer los secretos del Mar.

La comisión de Actividades Ambientales de la UMA, dependiente del Vicerrectorado de Smart-Campus, es la encargada de proponer y diseñar estas actividades que se realizarán durante el curso académico.  Esta comisión tiene como objetivos concienciar, informar y sensibilizar para conseguir el compromiso de la Comunidad Universitaria con el medio ambiente y la sostenibilidad. Para conocer todas las actividades que realizan puedes conseguir más información a través de la web o las redes sociales:

  • Web: www.sga.uma.es
  • Twitter: @SGA_UMA
  • Facebook: Sistema de Gestión Ambiental. Universidad de Málaga

A la reunión de la Comisión de Actividades Ambientales asistieron los siguientes miembros: Óscar de Cózar, Director de Secretariado de Smart-Campus; Miguel A. Quesada, A.Matas, Rafael Sesmero, Begoña Bautista, Enrique Moreno, y Marta Landete, PDI de la Facultad de Ciencias; Jorge Barrios y Alberto García, profesores de la Escuela de Arquitectura; MªLuisa García y Jesús Vïas, profesores de la Facultad de Filosofía y Letras; Ana Mª Prieto, profesora de la Facultad de Derecho; Juan C. Tójar, de la Facultad de CC. Educación; Luz García, profesora de la Escuela de Ingenierías Industriales; de técnicos de la Oficina de Voluntariado de la UMA, del Vicerrectorado de Smart-Campus,  la D.T. de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, así como representantes de AUAS, del Museo del Mar Alborania y la Asociación Malaka Ambiental, y estudiantes, como Irene Manzanares e Izan Guerrero.

Anuncios

I Concurso Literario de Relatos Breves sobre Actividades Ambientales

El pasado mayo se reunieron los miembros del jurado del  I Concurso Literario de Relatos Breves sobre Actividades Ambientales en el Vicerrectorado de Smart Campus, para evaluar el conjunto de relatos presentados y elegir a los tres ganadores. Este concurso tiene lugar con la finalidad de fomentar la participación en las actividades medioambientales que se organizan durante el curso 2016-17 y promocionar la creación literaria del alumnado de nuestra universidad.

A continuación se publican dichos textos:

1º Premio:  

Accésit:

Accésit:

 

 

Semana Verde UMA 2017 en vídeos

Arrancamos la jornada con la dinámica de grupo titulada “Construye Reutilizando” realizada por los becarios Smart, Pablo y Alejandro.

 

Resultado de los grupos formados: ¿Flota o no flota? ¡Veámoslo!

 

Presentación por parte de la vicerrectora Smart-Campus, Raquel Barco

 

Taxi Eléctrico, forma parte del Proyecto Smart Taxi que promueve Aumat – UniTaxi

 

Proyecto UMA Racing Team, moto eléctrica que se presentó el año pasado a la Competición Internacional Moto Student

Salida a la Sierra de las Nieves: Travertinos

El Vicerrectorado de Smart-Campus, a través de la Comisión de Actividades Ambientales, organizó el pasado sábado 28 de marzo una Jornada de Sensibilización en el Parque Natural Sierra de las Nieves:

OTRA FORMA DE ENTENDER EL PARQUE NATURAL Y LA RESERVA DE LA BIOSFERA SIERRA DE LAS NIEVES: LA RELACIÓN HOMBRE MEDIO A TRAVÉS DE LOS TRAVERTINOS

El proceso de declaración como parque nacional del ámbito Sierra de las Nieves es una oportunidad de conocer mediante trabajo de campo dos tipos de relaciones: la de orden hidrogeológico que, a través de la generación de travertinos, introduce una unidad geomorfológica en el contacto entre materiales carbonatados y esquistosos. La de orden antrópico que hace de esta unidad la base de la organización del poblamiento que conecta la complejidad litológica de estas sierras mediante los usos agrarios.

La actividad desarrollada el sábado 18 de marzo tenía como finalidad dar a conocer de forma interrelacionada estos dos factores, contando con la guía de Jesús Vías, profesor titular de Geografía Física del Departamento de Geografía de la Universidad de Málaga, cuyas investigaciones se centran en la vulnerabilidad de los acuíferos, y de Esteban López García que realiza su tesis doctoral sobre los usos del agua en los siglos XV, XVI y XVII en los travertinos de Casarabonela. También participó Mª Luisa Gómez Moreno, con línea de trabajo dedicada al desarrollo sostenible en áreas de montaña mediterránea y presidenta de la Junta Rectora del parque natural Sª de las Nieves. Finalmente, se incorporó Francisco Gómez Armada, licenciado en Historia por la Universidad de Málaga y conocedor del patrimonio histórico de su localidad

Pero antes de sintetizar el desarrollo de esta actividad, sería conveniente conocer qué es un travertino y con ello el fundamento de su importancia para la Reserva de la Biosfera de la Sierra de las Nieves. El dioxido de carbono (CO2) es, por un lado, uno de los gases responsables del calentamiento global, y, por otro lado, es coparticipe con el agua en la disolución de las rocas carbonáticas y la generación de los medios kársticos. La combinación del agua con el CO2 edáfico/atmosférico genera un ácido débil, denominado ácido carbónico, que disuelve los materiales carbonáticos (calizas, dolomías, mármoles). Este tipo de meteorización química es la responsable de la karstificación de las sierras carbonáticas y, a su vez, de la elevada permeabilidad de las mismas, como es el caso de Sierra Prieta en el término municipal de Casarabonela. El contacto de materiales permeables con impermeables, como se puede observar en la localidad de Casarabonela, conlleva la existencia de puntos que descargan las aguas subterráneas que circulan por los medios kársticos.

Justo en ese contacto, y a consecuencia de los cambios medioambientales que se producen por la generación de turbulencias al salir el agua a superficie y la desgasificación de la misma, tiene lugar otro proceso químico que provoca la precipitación del carbonato y la generación de un tipo de formación geológica denominada toba o travertino (en el caso de Casarabonela sería más apropiado el término Toba debido a su proceso genético). El morfotipo de formación tobácea generado en Casarabonela supone, por otra parte, la modificación natural del relieve de Sierra Prieta, caracterizado por fuertes pendientes, de manera que se han generado pequeñas plataformas tabulares propicias para la puesta en cultivo de la tierra, puesto que se reduce la escorrentía y con ello la erosión (hecho característico del mundo mediterráneo), a la vez que hay una importante presencia de agua debido a la cercanía de manantiales.

Dado que la presencia de CO2 edáfico/atmosférico es esencial en la karstificación de los medios kársticos, estudios realizados recientemente en el marco de varios programas de investigación de la UNESCO (IGCP 299, IGCP 379 y IGCP 448) ponen de manifiesto la importancia que tienen estos medios en la disminución de la concentración del CO2 atmosférico y en el hecho de que se perciban como sumideros de CO2 en los actuales modelos de ciclo del carbono. Este proceso se repite jalonando la vertiente oriental de las estribaciones de la Sierra de las Nieves y de otras aledañas como la Sª Blanca de Marbella.

A través del recorrido por la población de Casarabonela, fuimos conociendo como la disponibilidad de agua y la disposición en terrazas ligadas a esta formación condicionaron la organización del uso del suelo y de la fuerza hidráulica: terrazas, molinos, acequias combinados con la expansión del núcleo en diferentes etapas son la clave de la funcionalidad agrícola de la población. La riqueza de especies agrícolas importadas desde Medio y Extremo Oriente por la población musulmana y su combinación con los cultivos de subsistencia ligado al mínimo tamaño de parcela tiene como consecuencia un paisaje puntillista que los visitantes pudimos aún disfrutar ayudados por una meteorología perfecta: frutales en flor , hortalizas, el sonido del agua por las acequias nos permitieron recomponer ese huerto-jardín que ligamos con la presencia islámica y que tiene en la disponibilidad de agua su base.

La segunda etapa, más breve, nos llevó a la Cueva de las Vacas, en Yunquera, donde se pudo comprobar de nuevo las características de la formación travertínica.

Pero esta integración armoniosa hombre-medio que permite la conectividad real entre las distintas teselas del complejo sistema de ocupación de la montaña mediterránea, tiene, entre otras amenazas, la pérdida de funcionalidad económica del microfundio y un tratamiento no integrado de las políticas agrícola (intensivista en el uso del agua), patrimonial, que no considera los sistemas de regadío como un valor a conservar, y ambiental.

No hay sostenibilidad ambiental sin sostenibilidad social y esa sería la lección que aprendimos en este recorrido.

Autor: Jesús Vías, profesor titular de Geografía Física del Departamento de Geografía de la Universidad de Málaga.

Experiencias en la III Jornada de Voluntariado Ambiental Andalucía Ecocampus en la Zona de Especial Conservación (ZEC) Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama

Ayer sí que me resultaron una envidiable panoplia de impresiones positivas, pero la que más destaca es la sensación del descubrimiento, y del percatarse de que únicamente se ha arañado la superficie en cuanto al conocimiento del paisaje rico que nos rodeaba. Recorrimos el sendero correspondiente a la parte superior de la Cueva de Nerja y la baja de la Sierra de Almijara, estando rodeado de flora de todo índole, desde los pinos carrasco alóctonos, hasta la olivilla, más restringida a bosquetes y matorrales mediterráneos sobre sustratos calizos, lo típico de nuestro área de análisis y protección, y precisamente debido a que constituye un endemismo, más grandes se vuelven nuestra obligación a ampararla, y demás plantas endémicas, de amenazas externas.

De dichas amenazas externas hubo variedad de paradigmas, especialmente en el sector de residuos antropogénicos. Cada dos por tres mis compañeros y yo sacábamos desperdicios como mallas plásticas tirados, en proceso de descomposición y dificultando la germinación de semillas o esperas ubicados justo por debajo de estas.
Nos era una gran traba el hecho de que, además, ¡eran quebradizos! Si fuera uno pesimista, haría un símil comparándolas con partículas gaseosas en suspensión, y los grandes contratiempos que conllevaría en eliminarles por vía métodos convencionales.
Por otro lado, para la persona ambiciosa y dedicada a mantener el bienestar del medioambiente, la tristeza se conviene en determinación, a hacer todavía más hincapié en la concienciación y actuación de cara a la protección del entorno.

En teoría, daría lo mismo haberme marchado allí solo. Pero el hecho de que haya habido gran cantidad de personas con la misma mentalidad respetuosa, hizo que mi vivencia sea tanto más memorable, cuanto más charlaba con ellos sobre cómo van sus respectivas carreras y sus perspectivas para el futuro. Disfrutábamos de la tranquilidad cálida del entorno kárstico, a la vez que este premiaba nuestra bondad de conservación con vistas majestuosas que inundan los sentidos.

La gestión de estos Espacios Naturales Protegidos permite que Andalucía, y España como un todo, permanezca orgullosa de su patrimonio medioambiental, y contribuye bastante a la identidad de ambos. Pero una Nación y Comunidad están compuestas por su gente, quienes tienen a la par la obligación y derecho de cuidar y disfrutar de un entorno prístino, cada vez más en peligro de extinción debido a la influencia de los grandes contaminadores y la ignorancia.

Sigamos considerando el inigualable valor de estos lugares.

Autor: Quinton C. Mäkermann, ecohumanista.